Amor a la venezolana

September 15, 2018

 

No hay nada tan hermoso como la historia de amor, de esas en la que dos almas se encuentran y deciden pasar el resto de su vida juntos (o soportarse juntos) sin importar cuales sean los obstáculos del destino.

 

Nuestros protagonistas son: Yuraima es una hermosa estudiante odontología, de cabello oscuro, estatura promedio, senos operados y cuerpo de quien va al gimnasio tres veces por semana. Luis Mario es un estudiante ingeniería de sistemas, no es muy alto, tiene cabello oscuro, es el típico gordito que ahora está tratando de unirse al nuevo mundo del fitness de las redes sociales

 

Yura y Luisma se conocen un martes en gimnasio. Ambos quieren usar la misma máquina piernas. Luisma, que es todo caballero, le cede la máquina Yuraima, pero aprovecha la concesión para presentarse y tener una excusa para conversar.

Una semana más tarde ya eran amigos en Facebook y se seguían por Instagram. Un mes más tarde ya habían ido varias veces a cenar y al cine. Pronto “verían películas” en la casa de uno de los dos.

 

Un año más tarde…

 

Escenario A

 

Luis Mario se luce y le propone matrimonio de forma muy romántica a Yuraima en Galipán o Los Roques. A los pocos meses tienen una boda pequeña pero muy bonita. Con el esfuerzo y los ahorros de ambos ponen la inicial para el apartamento. Con el tiempo crecen en sus respectivas carreras. La vida sigue con sus contratiempos normales: estrés, suegras, redes sociales, celos, revisiones de celulares, hijos y vacaciones familiares, pero en todo momento anteponen su amor.

Y son felices para siempre…

 

En realidad, este escenario es imposible en la Venezuela de hoy.

 

Escenario A (Venezolano)

 

Luis Mario se luce y le propone matrimonio de forma muy romántica a Yuraima en Galipán o Los Roques. A los pocos meses tienen una boda pequeña pero muy bonita. Pese a los esfuerzos y los ahorros no les da para comprar el apartamento, así que se van a vivir a un anexo en la casa de los papás de Luisma.

 

La vida de los dos se va en trabajar, en hacer que la plata alcance, en lidiar con los bachaqueros, en no tener carro nuevo en años, en hacer cola para comprar comida, en twittear sobre todo lo que odian, en preguntarse cada minuto si deben irse del país, en que se quedan solos pues todos sus amigos se han ido del país, en que siguen sin poder comprarse el apartamento y en tratar de no montarse cachos (esto podría pasar en cualquier escenario)

 

Escenario B

 

Luis Mario y Yuraima están muy enamorados, pero luego de mucho pensarlo se da cuenta de la imposibilidad de comprarse un apartamento, de los problemas de escasez, de la inseguridad y deciden que deben irse del país.

 

Se casan, pero más que una boda es un trámite legal para agilizar cualquier papeleo migratorio.

 

Yura se va a Chile porque tiene una amiga la universidad que le podría conseguir un trabajo, además, allá es más fácil sacarse los papeles. Yura también puede ser española, italiana o portuguesa y se va al país de sus abuelos a buscar un mejor destino. Mientras, Luisma se queda en Venezuela terminado de vender los carros y arreglar una que otra cosita pendiente, siempre pensando en unirse a su esposa en unas semanas.

 

A los pocos meses la soledad los invade. Pese a que se planeó que Luisma iría al nuevo país pronto, la inflación y la subida del dólar hace imposible comprar un pasaje aéreo. Hay que esperar que Yura se estabilice en la nueva tierra.

 

La soledad y ansiedad hace que uno de los dos caiga en la tentación (elige el que más te guste). Pese al remordimiento, la montada de cachos sigue. El otro, la víctima, empieza sospechar que algo le pasa a su pareja quien no está respondiendo los mensajes tan rápido, que está conectado en Whatapps a horas no adecuadas y que evade las videollamadas. En este punto tenemos dos finales.

 

- Finalmente, se hablan claro. Se cuentan las infidelidades y se divorcian. Yura empieza una vida nueva en otro lugar. Luisma se queda en Venezuela y se enseria con el cacho, al final termina yéndose del país de todas formas.

 

- Se consigue el dinero para el pasaje de Luisma. El que montó cachos nunca lo cuenta (o sí) y la víctima se hace la que no se dio cuenta de nada. Siguen con su matrimonio en el nuevo lugar tratando de olvida y de ser felices para siempre.

 

Escenario B1

 

Ambos se van juntos del país. Las primeras semanas duermen en la sala de la casa de unos amigos o de unos primos. La vida del emigrante incluye tener un trabajo de unas sesenta horas a la semanas o dos trabajos que te permitan trabajar las sesenta horas. Los dos no para ni un minuto. Estos primeros meses son muy duros, no tienen privacidad y casi ni se ven.

 

Lograr alquilar un apartamento, pero tienen que trabajar igual de duro para poder pagarlo, así como el resto de los gastos. Siguen sin casi verse. Cuando no están trabajando, están muy cansados. La rutina se apoderó de sus vidas.

 

Un día se dan cuenta de que no se soporta, que no debieron casarse ni mucho menos emigrar juntos, quizás ni estaban tan enamorados. Pero que no pueden separarse porque están como casados en cualquiera que sea el trámite legal que los llevó a vivir en ese país. Así que tienen que resignarse.

 

Escenario C

 

Luis Mario y Yuraima lleva un año de novios y ya está arreglando el anexo de la casa de los papás de Yuya para vivir juntos. Un lunes popular deciden ver la película que está de moda y salen del cine tipo diez de la noche. Todo iba bien hasta que un par de motorizados los interceptan en el semáforo en la principal de los Ruices. Cuatro hombres armados tocan la ventana del carro. Luis Mario intenta arrancar el carro para escapar, pero uno de los malandros le dispara en la cabeza tres veces.

 

Yuraima no se repone de aquella escena que la convirtió en viuda antes de tiempo. No ha podido salir de su casa ni a comprar pan porque el pánico la ataca. Tampoco soporta las visitas, esos familiares y amigos que va a su casa a decirle que ha tenido mucha suerte, que por lo menos no la mataron, secuestraron, ni la violaron. Ese conformismo le hace más daño que recordar el cráneo de Luis Mario rompiéndose en su cara y manchándola de sangre.

 

Con la ayuda de su familia se va a Miami y pide asilo político.

 

Escenario D

 

En esta historia Luis Mario está terminando el bachillerato en un parasistema, quiere estudiar un técnico superior en contabilidad y es cajero en un banco. Yuraima estudia para ser enfermera.

 

Se conocen porque los dos usan la misma camionetica Capitolio-San Ruperto. Un martes Luis Mario le sede el puesto a Yura. Otro día, ella que está sentada, se ofrece a llevarle la lonchera.

Se saludan todos los días, hasta que él le pide el teléfono. Se hacen novios pronto, y a los dos meses se van a vivir a la casa de la mamá de Yuraima que tiene una casita de dos pisos en Santa Rosalía.

 

No está apurados por casarse. Viven juntos y es suficiente. La vida se les va en trabajar, en el tráfico, en lograr que la plata alcance, en conseguir comida, en hacer cola para comprar y en tratar de no molestar a ningún malandro de la zona para que no lo agarré con ellos.

 

Y así viven como pueden para siempre.

 

Escenario E

 

Luis Mario y Yuraima pueden vivir en el este del este o en El Valle. El punto es que la escasez de anticonceptivos hace que Yuraima quedé embarazada

 

Escenario E1

 

Luis Mario se hace loco. Abandona a Yura con muchacho y todo. Yura durante años intenta que Luisma le pase algo de dinero al niño, también que lo visite, pero este padre ejemplar

tiene una excusa para no tener dinero ni tiempo. Sin dinero ni tiempo empieza a salir con otra, con la que se casa y tiene dos hijos. Ahora sí es imposible que tenga dinero ni tiempo para el niño de Yuraima.

 

La nueva mujer piensa que el pobre Luis Mario tuvo suerte sacarse la loca de su ex de encima y que el pobrecito hace lo que puede por el niño y que si no le da el dinero a su hijo es porque de verdad no lo tiene. Ella cree firmemente que Luis Mario la ama y que con ella va a ser diferente. Hasta que llega el día en que Luis Mario la abandona por otra y deja de mandarle dinero a ella en sus otros dos hijos.

 

En este punto ya Yura está resignada y saliendo con otro que es un poquito mejor que su ex.

 

Escenario E2

 

Como Yura está preñada, deciden casarse. Rápidamente la vida se les complica, no les alcanza el dinero ni tiempo porque un bebé es una bendición, pero es una bendición muy cara en un país lleno de escasez. El amor se va desvaneciendo principalmente por la peladera y porque hace mucho que no pueden echar un buen polvo.

 

La vida sigue y se acostumbra esta vida rutinaria donde es mejor quedarse casados porque divorciarse les sale muy caro.

 

Escenario F

 

Luis Mario consigo un trabajo en el gobierno, el empleo viene con un sueldo deslumbrante y seis meses de utilidades. Pronto ahorra para proponérselo a Yura en un helicóptero y hacer una boda desbordante y divina. El nuevo trabajo les da para comprarse el apartamento y en una zona cara.

 

Con el tiempo, pese a que muchas veces se negó, un día decides tomar dinero que no debería y se convierte en un corrupto más (con la suerte de que no se metió en ningún chanchullo que tuviera que ver con el narcotráfico). Como trabaja para el gobierno le toca ir muchas veces a actos políticos, desde marcha hasta actos de televisión, en donde sonríe aplaude con devoción.

 

Yuraima a veces duda si está bien que su esposo trabaje para un gobierno autoritario y corrupto, pero en cuanto se compra ropa nueva se le olvida. Luis Mario prefiere creer lo que dicen sus superiores y pensar que todo lo que hacen es por el bien del pueblo.

 

La vida sigue mejorando, siguen ganando mucho dinero, Luisma va escalando posiciones pues mucha gente se ha ido del país, así que crece como la espuma. La inseguridad no le afecta mucho pues con dinero manda a blindar las camionetas, también tiene vigilantes en la casa y, a medida que va subiendo de puesto, logra hasta tener guardaespaldas.

 

Claro que les pasan cosas malas, por ejemplo, le acaban de negar la visa a Estados Unidos, ya no pueden ir de compras a Miami y tienen mucho miedo de que no le quiten ninguna de las casas que tienen allá en alguna de las sanciones del gobierno gringo. Porque todo es culpa del imperio capitalista de Trump (un imperio que odian pero que les encanta visitar) que no entiende el proyecto del comandante eterno.

 

También ha pasado que varios de sus amigos, los del colegio y los de la universidad, han dejado de dirigirle la palabra porque no están de acuerdo con lo que ellos están haciendo. No importa, ellos han hecho nuevos amigos rojos rojitos.

La situación general de Venezuela no les afecta, tienen dinero y palanca para conseguir cualquier cosa que necesiten.

 

Su vida es más o menos la de cualquier matrimonio, llena de suegras, hijos, cachos, gorduras, viajes familiares, y peleas por el control remoto.

 

Y así Yura y Luisma fueron felices… hasta que el gobierno cayó (porque algún día va a caer).

 

Please reload

Categorías
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now