Impotencia

September 9, 2018

 

La nieve amarga mis días.

Descubrí unos niveles de frío

que parecen irreales.

Mis días pasan sin hablar español,

acompañada de nuevos amigos

que no conocen el miedo

al hampa, a salir de noche.

Amigos que no comprende Venezuela.

 

No, no es el acento lo que me hace

emigrante.

Tampoco el asilo político

que me permite vivir aquí.

Es la obsesión por Venezuela.

Es Twitter, Facebook, Whatapp,

es ver TV Venezuela.

Olvido que no vivo en mi tierra.

 

Olvido que dejé atrás mi país.

Me elegí, elegí a mi familia.

Elegí seguridad, comida y sanidad.

Quizá me rendí,

quizá abandoné a Venezuela.

Hay días que me arrepiento.

 

Sueño con estar en cada protesta,

plantón, marcha, guarimba.

El corazón se me detiene

con cada joven herido, asfixiado.

Lloro, lloro, lloro por cada asesinado,

No dejo de pensar en sus madres.

 

¿Es posible extrañar a quien no conociste?

Una parte de mi muere con cada cadáver

Los lloro, los sufro, los envidio.

Envidio su valentía, su convicción,

su lucha por un país mejor.

Ellos no se fueron. Yo lo hice,

A ellos los mataron.

 

Vivo en un país extrañando otro.

Vivo la perfección que soñaba,

la seguridad que deseaba,

pero con la mente en mi tierra

y el corazón con los asesinados,

heridos y torturados.

No hay nada que pueda hacer,

sólo llorar y retwittear.

 

Please reload

Categorías
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now