Naufragio en el Mar Caribe



Hace veinte años…


un bote de fracasa,

no alcanza la orilla prometida.

Son cubanos,

el mundo grita.


Su realidad es lejana,

es ajena,

no la entiendes,

no la justificas.

Siempre hay una salida,

siempre se puede escapar.


No te detienes a pensar

por qué deciden sacrificarse

en el mar

que vivir en comunismo,

por qué deciden nadar

en tiburones

que pasar hambre,

por qué morir

es mejor que vivir sin libertad.


Hoy…


un bote de fracasa,

no alcanza la orilla prometida.

Son venezolanos,

el mundo grita.


Categorías